Foto de: NerdoGuate

 

La antigua Iglesia de Santo Domingo de la Ciudad de Guatemala — hoy Basílica de Nuestra Señora del Rosario— es un templo católico de estilo neoclásico sísmico que se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala. Fue construido a finales del siglo xviii y ha sido reconstruido en dos ocasiones: tras los terremotos de 1917-181​ y tras el terremoto de 1976.

 

Joyas del templo

Nuestra Señora del Rosario Patrona de la República de Guatemala

En la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, la devoción principal es para Nuestra Señora del Rosario Patrona de la República de Guatemala Virgen del Rosario, imagen que data desde la época colonial; esta imagen es venerada por millones de guatemaltecos todos los días pero principalmente durante el mes de octubre ya qué llegan peregrinos de todo el país, es también la Santa Patrona de la Ciudad contra Terremotos y Temblores.

Señor Sepultado Cristo del Amor, Nuestra Señora de la Soledad, la Apesarada Comitiva y el primer Santo Entierro de América.

 

La Hermandad del Señor Sepultado del Templo de Santo Domingo fue fundada en el año de 1852, el mismo año en que el gobierno conservador de Rafael Carrera firmó el concordato con la Santa Sede, siendo su predecesora la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y el Santo Entierro de Cristo (1582) .La Hermandad introdujo múltiples aspectos a la procesión, como la incorporación de los Pasos del Via Crucis fabricados en pasta e importados de España; en el siglo xix las misas eran en latín, el analfabetismo alcanzaba el noventa y ocho por ciento de la población y no había representaciones fotográficas, teatrales ni fílmicas de la pasión de Cristo, por lo que los pasos del Viacrucis constituyeron un importante medio para la predicación católica, que apenas había reiniciado en Guatemala tras la expulsión de las órdenes y del Clan Aycinena en 1829.

En 1929, el ex-director del Diario de Centro América Víctor Miguel Díaz escribió el libro La romántica ciudad colonial, guía para visitar los monumentos históricos de La Antigua Guatemala en donde literalmente escribe: «Tres imágenes notables poseía el templo [de Santo Domingo]: la Virgen del Rosario, toda de plata; Santo Domingo de Guzmán, escultura de Alonso de la Paz y el Cristo Sepultado que fue traído de Inglaterra después del cisma de Enrique VIII y propiedad de su esposa Catalina de aragon. Tiene restaurados los brazos y las piernas; la expresión del rostro muestra profundo sentimiento, fue trasladado dicho Cristo a la Nueva Guatemala después del terremoto de Santa Marta y se venera en Santo Domingo de [esa ciudad].