Muchos inician como cucuruchos sin primero tener motivaciones que de verdad trasciendan en sus vidas. A continuación te contaré mi experiencia de como empecé con la Semana Santa en Guatemala, con el gran impacto y aventura que decidí tomar ese día. Lo cual, hizo crecer mi alma y empatía.

Semana Santa Del 2013

Particularmente ese año me propuse involucrarme más en los cortejos procesionales y entender a fondo, la experiencia cucurucho en Guatemala. Todo nació de un viaje improvisado por un capricho mío.

La procesión Que Impactó En Mi Vida

asombro_semana_santa

En el año 2013, estuve triste porque el viernes santo no salimos con mi familia a ver los categóricos cortejos procesionales del país como de costumbre. Ese año por alguna razón mis padres estaban de hueva y decidieron quedarse en casa.

Cuando tú tienes 16 años de edad (ósea, un mocoso) no puedes rebatir a tus padres demasiado que se diga, sobre todo en un país súper conservador. Sinceramente, me hubiese gustado decirles algo así como: Me importa si no tienen ganas, yo me voy y los veo de regreso en la madrugada, ¡Chao! No, no, no, la cosa no funciona para nada así.

La Negociación Para Salir

Sin embargo creo que mi rostro mostraba demasiada tristeza que mis padres decidieron llevarnos a Antigua Guatemala a ver la entrada de Cristo Yacente Del Templo De San Felipe. Fue una sorpresa y claro que mi fisiología cambio de inmediato. Salimos a las 4 de la Mañana de casa y estábamos como a las 5:30 llegando cerca de la iglesia, detuvieron el auto porque ya no se podía pasar.

Mi Primer Caminata, Sin Ser Devoto Aún

Tuve la brillante idea de caminar como 1 kilómetro aproximadamente para llegar a la iglesia de san Felipe y ver la entrada de la procesión. En fin, llegamos y no estaban dejando entrar a la iglesia, pero por alguna extraña razón descuidaron la entrada principal y como yo estaba decidido ver el ingreso de la procesión adentro de la iglesia, me metí y mis hermanas me siguieron.

Puedes ver: Experiencia de un Devoto Cargador “El Cucurucho”

Eran casi las 6 de la mañana, tanto afuera como adentro de la iglesia se encontraban cientos de personas, una experiencia única. Sentir la expectación y comentarios como “ya viene”, “Se escucha cerca el anda”, “¡ya son las 6 y no ha entrado!”.

Me di cuenta que todos tenían cara de <<ya no aguanto que entre el anda, para regresar a mi casa a descansar>>. Hacer ese esfuerzo de alguna manera, experimente una sensación de satisfacción y alegría por lograr ver ese acto majestuoso.

Mi Primer Experiencia Cuando Ingresa Una Procesión A Su Iglesia

Eran las 6:20 del Sábado Santo y presencie junto a mis hermanas y mama (mi papa se quedó durmiendo en el auto), ese increíble ingreso de Cristo Yacente de San Felipe. Luego del ingreso, continuaron con el descendimiento de Cristo de la bella urna que llevaba ese día, el canto del perdón. Definitivamente fue una asombrosa experiencia.

Para reiterar eso fue en el año 2013, ese viernes santo viví una nueva experiencia de la semana santa en Guatemala. Me Prometí <<Junto con mis oraciones>>  que el próximo año, iba a cargar por primera vez, y participar de la Semana Santa más emblemática del mundo.

En noviembre del mismo año, me inscribí para Cristo Yacente Del Calvario, donde me inicie como devoto cargador <<Cucurucho>>.

Así fue como me involucre en esto y espero que te haya gustado mi experiencia. Como CO-Fundador de Semana Santa GT, me gustaría saber tus experiencias y por qué no… Cuéntame cómo te iniciaste en el mundo del Cucurucho o Cucurucha.